Alcaldes de Mante, Xicoténcatl y Gómez Farías Reciben Equinoccio

Francisco Leal Guerra, Vicente Verástegui Ostos y Francisco López Reyes se suman con fe y positivismo a la ceremonia y ritual para que a esta región le vaya bien .
Gómez Farías.- Como cada año, al inicio de las fiestas de la primavera la población, vecinos de las comunidades y municipios aledaños se congregan en el bello teatro al aire libre con la escenografía de la sierra madre, que posee en esta cabecera municipal, para participar en la ceremonia y ritual de la llegada del equinoccio.
En esta ocasión auspiciada por el gobierno municipal, además de la participación del alcalde anfitrión Francisco Javier López Reyes, como buenos vecinos se sumaron los alcaldes de Mante Juan Francisco Leal Guerra y de Xicoténcatl Vicente Verástegui Ostos, además de los representantes del Secretario de Gobierno Cesar Augusto Verastegui Ostos, Martha Alicia Ponce Cepeda y del alcalde de Ocampo Pedro Javier Muñiz Camacho, profesor Juan Francisco Montelongo Gámez.
López Reyes al agradecer a los alcaldes de Mante y Xicoténcatl su presencia y a la representante de César Augusto Verástegui, hizo votos porque esta energía que hoy se atrae para la región también le llegue a Secretario General de gobierno y al propio gobierno Francisco Javier García Cabeza de vaca para que a Tamaulipas le vaya bien.
Por su parte Leal Guerra comentó que esta ceremonia que ancestralmente se realiza en éste día y a esta hora consiste en llenar de energía saludable y de una buena vibra que servirá para beneficio de la comunidad en el trabajo que desarrolla, “es muy bonita esta ceremonia y nos llena de energía que si la trasladamos en acciones llevará beneficios a quienes representamos”.
Vicente Verástegui dijo que en este día también se aprovechaba para desearle lo mejor la gente, para tomar energía y transmitirla con buenas obras y acciones en favor de la población.
Leal Guerra comentó que lo importante es renovarse y el unirse con otros gobiernos, refleja la voluntad de sumar esfuerzos para abrazar un desarrollo integral, que con éstas nuevas y renovadas energías y vibras con fe y tesón se podrán alcanzar las metas y propósitos que se anhelen.
En medio de un ambiente de incienso, velas, piedras, semillas, vestidos en su mayoría de blanco, los asistentes a este ritual, tomados de la mano haciendo círculos humanos que rotaban en una dirección siete veces y luego otras tantas en otro sentido, entre cantos y oraciones, la esperanza de renovación y la atracción de energías, dejó sembrada la fe para esta región, para que en este 2017 se realicen cosas buenas

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *